Desde un punto de vista ciego (V)

Vuelta a la rutina

Parece que Nimbus, a pesar del contratiempo con el que llegamos, puede ser un buen sitio para pasar unos días y estabilizarnos un poco en la situación. Al poco de llegar conseguí un puesto en el Gran Hospital como investigador y de ayudante médico. Ayudante… Tendría que estudiar un par de vidas para hacerme sombra, pero al menos sabe como llevar un negocio de consultorio médico, algo que me irá muy bien en un futuro para ganarme la vida. Entre mis otras tareas de ayudante de médico tuve que dar unas clases de primeros auxilios. Unas clases rellenas de jóvenes imberbes y otros un poco más peludos. Bastante más peludos. Para ser exactos, con todo el cuerpo lleno de pelo. Realmente me sorprendió ver a Kee en el curso de primeros auxilios. Le tenía más por alguien que para evitar que un herido sufriera le arrancaba la cabeza. Un método eficaz, hay que reconocerlo, pero bastante distante del objetivo del curso.

Al final el curso sale bastante bien y debo reconocer el mérito de Kee entregándole un diploma tras evaluar sus notas.

Me empiezo a interesar por la biología. Está claro que no soy muy bueno combatiendo y usar mis trucos en combate en ocasiones sale bien y en otras muchas no. Ademas, después de cada combate empiezo a notar como el odio se apodera de mi. Olvido por completo la felicidad que proporciona salvar vidas y por mi mente solo transcurren ideas de muerte, odio, ira… Ese no soy yo… ¿O es mi verdadero yo que quiere salir?

Me meto en un grupo de investigación biológica. Es increíble lo que se puede aprender de los animales y sus formas de defensa. Realmente espero no necesitarlo, pero no va mal saber como defenderme en caso de necesidad. En el departamento se escucha de todo. Locos que pretenden conseguir mezclando varias sustancias que suelen “enfadarse” cuando se mezclan. Dorn se lo pasaría bien por este centro. Una historia me gustó. Unos rumores de unos gusanos gigantes que se les puede extraer una sustancia muy eficaz para curar, pero que nunca nadie los ha visto o cazado. Curioso como sabrá que se les puede sacar esa sustancia sin haberlos visto ni cazado… en fin. Rumores siempre debe haber en todos lados y si ademas los acompañan de “se les relaciona con grandes catástrofes”… Después de todo lo vivido en este planeta solo falta que venga alguien a decir que lo ocurrido es debido a los gusanos.

Por fin termino la investigación. Menos mal, ya empezaba a soñar cosas raras. Flores que sangran, símbolos extraños, dragones… una cosa está clara… debo haberme dejado algún frasco con alucinógenos abierto.

He conseguido ahorrar algo con las investigaciones y el trabajo médico. Ademas me han regalado un par de “juguetes” para las operaciones y el diagnostico de enfermedades y envenenamientos.

Hay que seguir buscándose la vida para conseguir un pase fuera de este planeta. Momento en que ni pintado llama John Currier.

Nos presentamos en su almacén. Nos cuenta que quiere cazar uno de esos gigantescos gusanos. Contengo la risa por el bien de los 100 créditos diarios. Nos deja 1000 créditos para el equipo que podamos necesitar para cazarlo. Empiezan a hablar de arpones, granadas… En el caso de existir sería mucho más interesante que el gusano estuviera con vida, además de más ético. Intento conseguir sedantes. En teoría no debería ser demasiado complicado, es algo que se puede comprar, pero las cantidades y concentración que necesitaba… complicaban conseguirlo. Llamo a uno de los encargados del centro de biología para intentar conseguir sedantes. Cuando consigo hablar con el parece que quiere retirarse pronto vendiendo el sedante diluido. Podría meterle en la cabeza la idea de que lo venda más barato o incluso que me lo de. Pero en el fondo no tiene la culpa de los planes de John, venderlos o regalarlos podría causarle problemas. El mercado negro no da mejores resultados. Ofrecen uno de mayor calidad, pero a un precio excesivo. Al final creo que el gusano recibirá una muerte por arpón.

Capturamos un massif para usarlo de cebo y tras mucho tiempo rastreando vemos unas muescas en el suelo que podrían ser de un gusano.

Se hace oscuro.. o eso me cuentan. Yo veo igual así que vigilo por si aparece el gusano. Y lo hace. El massif se asusta, algo que a nadie le sorprende. Le indico a Tyr donde apuntar mientras Kee ata la cuerda del arpón a la nave. Uno de los arpones no está bien atado y se lleva la cuerda. Dos de tres, aun se puede arrastrar al gusano. Intentamos recuperar al massif, no es necesario que muera aunque con la suerte que tenemos igual nos ataca dentro de poco. El gusano tira con mucha fuerza y llega a acercarse demasiado a la nave. Kee tiene una granada y no dudo en pedirle que la use. Al final el gusano fallece, pero la explosión ha matado también al massif. Intentamos arrastrar al gusano, pero la explosión ha llamado a otros y se acercan demasiado. Hay que cortar las cuerdas para huir y no lo lograremos con el gusano enganchado. Al final conseguimos soltarlo y salir de allí lo más rápido posible. Veo como el gusano más grande se posa encima del fallecido. No se si se lo llevarán o lo enterrará. Pero eso explicaría porqué nadie los ha visto.

De vuelta en Nimbus intento descansar un poco. Compro materiales para crear un par de medpacks. Eso al menos me distraerá de lo vivido y podré sacar algunos créditos.

A los dos días John estaba apareciendo en todos los programas del populacho. Decía que había conseguido ver a uno de esos gusanos e intentaba vender objetos con el dibujo del mismo. La gente se reía de el hasta que les empezaba a aburrir con lo que decidió contratarnos de nuevo para conseguir una prueba que demuestre que no miente.

Partimos en dirección al último lugar donde los avistemos, pero algo pasa por el camino. Una voz. Escucho una voz en mi interior que pide ayuda llamándome por mi nombre. Describe más o menos donde está y me apresuro al exterior del aerodeslizador en busca de un sitio que se parezca.

No veo nada. Le pido a Josh que de una vuelta en circulo para ver si está cerca. Me preguntan si he visto algún rastro del gusano. Les digo que si. Es más creíble que decir la verdad. Al poco de empezar a virar diviso un sistema montañoso con una entrada a un valle estrecha que coincide con la descripción de la voz.

El aerodeslizador no cabe por la apertura que da al valle así que hay que dejarlo fuera. John decide esperarnos en el aerodeslizador hasta nuestra vuelta. Empiezan a buscar un lugar rocoso donde les costaría más a los gusanos atacar. Me parece fantástico pero hay alguien pidiendo ayuda herido y atrapado. No hay tiempo que perder. Me adentro en el valle. No hay nada amenazador. De hecho no hay nada exceptuando un arco con lo que antaño debió ser unas inscripciones y la entrada a la cueva.

Está oscuro. No es problema para mí exceptuando que me hace el más indicado para ir delante guiando y activando las trampas. Un trozo del techo se desploma. Me ha destrozado la cabeza pero no hay tiempo para detenerse. Sigo avanzando cuando ocurre de nuevo lo mismo. Ahora si estoy realmente mal. Intento curarme. No consigo gran cosa, pero algo es algo. Muevo una roca para intentar activar el resto de trampas. La muevo de la misma forma que moví la columna. No me paro ni a pensar que tengo gente al rededor que no sabe de lo que soy capaz de hacer. Y por lo visto yo tampoco. La roca ha salido disparada y ha impactado contra algo al fondo del pasillo. Me temo lo peor. Con la suerte que tengo seguro que estaba ahí el que ha pedido ayuda. Walker empieza a investigar las trampas y Joss y Tyr avanzan en primera linea. Evitan otra trampa y llegamos al final. Una puerta. La roca ha impactado contra una puerta. Respiro más tranquilo. En la puerta veo una extraña runa que se parece mucho a la que vi en sueños unos días atrás. Seguramente la habré visto en algún otro sitio y por eso soñé con ella. Nunca he creído en las historias estas de premoniciones y no pienso empezar ahora. Abrimos la puerta y da a una habitación. Dentro un sarcófago llama la atención y aparece algún tipo de espíritu. Nos empieza a contar alguna historia de que es un guardián que lleva años custodiando y sale alguien del sarcófago que por lo que nos dice también ha conocido al bueno de Ugmush. Tyr parece interesado en ayudar. Yo en cambio estoy furioso. ¿Por qué me ha llamado? ¿Por qué ha dicho que está herido si no tiene ni cuerpo? No me importan los asuntos de los jedis ni a ellos mi vida. Responde a algunas preguntas, pero dice que esta débil y empieza a desvanecerse su imagen. Sin tiempo a darnos media vuelta, el techo del pasillo se desploma. Bueno, parece que donde quiera que conduzca el lugar tendrá que tener una salida, sino vamos a pasar aquí una larga temporada. Encuentran un botón en la pared que desbloquea una puerta. Esta da a un pasillo curvado que lleva a otra sala medio derruida y con una serie de sarcófagos puestos de forma ordenada. Al fondo hay un trono. Parece que esa sala fue algún tipo de lugar de culto o algo. Al poco de entrar una serie de engendros salen de los sarcófagos portando espadas y hachas. Algo me dice que no vienen a dialogar, pero por si acaso intento hablar, pero parece que no y atacan al que salió del sarcófago de la sala anterior. En una cosa que si que creo es en los hechos. Alguien que se queja de molestias al respirar tras un golpe en el costado es casi seguro el hecho de que se ha roto una costilla. Alguien que sufre mareos y palidez, es casi seguro el hecho de que tenga una hemorragia interna y, por supuesto, alguien que viene hacia ti con una espada no viene a hablar. Odio que me engañen, odio que usen mi buena voluntad para aprovecharse. Odio, odio, odio. Me abalanzo sobre uno de los engendros pero mi cuerpo no responde como pensaba. En lugar de eso unos arcos eléctricos salen de mis manos en dirección a los dos engendros que tenía más cerca. Me asusto. Nunca me había pasado algo así y parece que no es algo muy común pues he llamado la atención de todos menos del engendro que tenía delante. A ese no le ha dado tiempo a sorprenderse y el que había detrás tiene otras cosas de que preocuparse tal y como ha quedado. Recojo una espada con la intención de acabar con lo que quede en pié, pero mis compañeros no pierden mucho el tiempo y se encargan de ello. Como me recuerdan a los contrabandistas con los que viajaba antes y lo poco que duraban las discusiones.

Los jedis se acercan a mi. Me hablan sobre lo de lanzar rayos y por qué lo había hecho. Aunque eso no es lo más sorprendente. Me piden que no lo vuelva a hacer. Deberían comprender que es algo circunstancial. Si solo hubiese tenido una piedra, se la habría lanzado. De haber tenido un blaster, le habría disparado. De haber tenido una granada, la habría lanzado. De haber tenido un cañón de plasma para contener flotas de naves de batalla, lo habría usado. Pero no, no tenía nada de eso y si mis trucos me pueden mantener con vida un día más puedes estar seguro de que lo haré. Ellos siguen soltándome el rollo de no se que lado oscuro, que si es más fácil y otras historias. Yo le empiezo a soltar algo parecido sobre su blaster y que usarlo es un camino fácil que bla bla bla. Parece que eso no le convence. Por lo visto es mucho mejor matar a alguien con espadas o pistolas que usando estos trucos. Como dijo un sabio, no se que es más grande, el universo o la estupidez de algunos. Cuando termina la charla los otros se habían marchado. Al parecer encontraron otro mecanismo que abría una puerta oculta. Esta daba a otro pasillo donde una puerta más grande tenía grabadas varias runas como la que vimos en la puerta anterior y en mis sueños. Pesa bastante y no consiguen abrirla. Me piden que haga alguno de mis trucos. Justo lo que no quería. Quería mantener en secreto mis trucos y ahora me piden que los haga. En fin, ya me inventaré alguna excusa. De momento esa puerta es la única esperanza de que conduzca a una salida. La intento abrir. Parece que no mentían al decir que pesaba ya que terminé agotado. Tras la puerta la figura de antes. Ahora no está tan pálido, ni débil y empuña una espada de luz roja.

Empieza a atacar. Los dos jedis se ponen delante. No pueden hacer gran cosa. Es espíritu si puede hacerles daño pero ni los disparos ni los golpes le afectan. Vamos jedis. ¿Por qué no le soltáis a el la charla de que no use sus trucos? ¿Por qué no le decís que no puede usarlos para atacar? Les digo que salgan. Podía intentar cerrar las puertas de nuevo, igual eso le contendría y si hay que sacar las piedras una por una para salir de ahí se hace. Ni caso. Todos siguen intentando hacer algo. Ante el caso omiso le lanzo un rayo al espíritu que me deja casi sin energías. Parece que le ha hecho algo, aunque tampoco es para ir pidiendo una ronda en la taberna. El también lanza alguno. De saber la charla que les habrían dado los jedis por hacerlo seguramente se lo replantearía, pero este parece que no atiende a charlas. Intento marcharme, no hay nada que hacer contra el, pero entonces recuerdo que la entrada estaba derruida y no está bien dejar ahí a los compañeros. Vuelvo, aunque no se puede hacer gran cosa.  Viendo que no pueden atacar al espíritu, se concentran en una estatua al fondo de la pared. Debían pensar que el espíritu estaba ligado a ella, pero acaban destrozándola y el espíritu seguía igual. Uno de los jedis ha caído luchando. He intentado curarle por todos los medios, pero no ha sido suficiente. Cuando parecía estabilizado otro ataque del espíritu lo remató. Me dirige unas últimas palabras. Insiste en que no continúe usando mis trucos. Incluso tras haber fallecido a manos de alguien que si los usa, insiste en que es algo malo. Sigo pensando que no usarlos es algo peor, puesto que te mueres y esas cosas, pero no quiero amargarlo antes de morir. Si el piensa que eso es lo correcto no le haré morir amargado. Me llevo su cadáver fuera del pasillo y me siento en el trono. Estoy completamente agotado. Tras unos segundo de descanso vuelvo al pasillo. Vuelvo para ver caer a Tyr. Joss y Walker empiezan la retirada. Voy tras ellos. Al llegar a la entrada no están las piedras. ¿Una ilusión? Parece que el espíritu este también domina estos trucos. Salimos del valle y llegamos al aerodeslizador. Llegamos sin Tyr y agotados. Ya han pasado demasiadas cosas por hoy. Volvemos a Nimbus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s