DESDE UN PUNTO DE VISTA CIEGO (III)

Por fin termina el combate contra esas bestias. Hay algún herido, pero no parece muy grave, casi necesitan más descanso que otras atenciones médicas. Ayudo un poco a los heridos mientras preparan algo de cenar. Tras la cena toca descansar. Programan las guardias y vamos a dormir. No se como lo han repartido, ya me llamaran cuando me toque.

La noche pasa sin más sobresaltos. Volvemos a recorrer la cueva para buscar salidas que no lleven al rancor. La búsqueda nos lleva hasta una sala con unos insectos luminiscentes. Eso les irá bien si alumbran lo suficiente aunque creo que apestan más que alumbran. Se acaban las opciones. Solo queda la salida al rancor o pasar el foso sin fondo. No me gustan las opciones. Deciden cruzar el foso. Para mi la peor opción. A un rancor lo puedo engañar, a un foso no. Todos cruzan por la cornisa. Parece que a pesar del riesgo no es tan complicado. Bueno, eso pensaba. Mi agilidad no es que sea precisamente buena y resbalo. Por suerte tomaron la precaución de atarnos a una cuerda por si caemos. De no ser por ello no estaría vivo.

Seguimos recorriendo la cueva. Poco después de pasar el foso llegamos a una cueva inmensa. Hay una apertura a la izquierda y ese sin duda es mi camino. Otros han decidido explorar la cueva y parece que se han encontrado con algo que no buscaban, un par de crías de rancor. Y donde hay crías hay una madre cerca. Eso lo se sobretodo porque desde donde yo estaba ella me podía ver. Por suerte para mi la madre fue directo a proteger a las crías. Pero bueno, no es tiempo de celebrarlo. El padre estaba entrando por la puerta, tenía que distraerlo si quería seguir con vida. Creo una ilusión de forma que la pared parezca más grande y la niña y yo nos ponemos dentro de la ilusión. El rancor pasa de largo y deja la puerta libre. Los demás están cruzando la cueva a toda prisa y consiguen pasar por delante de la madre rancor sin que les ataque. Parece que estaba más preocupada de cuidar a sus crías y el rancor no consigue llegar a ellos a tiempo. Nos hemos separado. La niña y yo estamos fuera pero parece que no le gusta la idea de separarnos y vuelve a entrar en la cueva. No me da tiempo a decirle que es una locura con esas bestias por ahí cuando ya se había marchado. Estoy solo, pero no por mucho tiempo. Fuera de la cueva escucho un rugido que me resulta familiar. Creo que es el yuzzem Kee. Debería buscarlo. Voy hacia donde creo que proviene la voz. Me acerco con cuidado, los rancors siguen cerca y la salida que tengo al lado es la única por donde puede entrar o salir una bestia de ese tamaño. Tengo que hacer un rodeo para subir por encima de la cueva. Podría intentar escalar, pero ya he tenido una mala experiencia con las alturas y esta vez no hay cuerda. Ademas, si el rancor sale me tendrá demasiado a mano como para intentar huir, sería un suicidio. Solo espero que nadie haya intentado volver a la cueva a buscarme y que la niña haya conseguido cruzar sin que la detecten. Consigo pasar por encima de la cueva. No ha sido fácil, pero si más seguro que intentar trepar. Intento buscar a Kee. De momento solo tengo como pista un grito que parecía de el. No creo que hayan muchos más yuzzem por la zona y tampoco puedo gritar para llamarlo o algún rancor podría salir a verme pensando que le llamaba a el. Sigo buscando, sigo hasta que el suelo desaparece bajo mis pies.

Consigo despertar con  un leve dolor de cabeza. Mis compañeros de bote de salvamento están ahí a excepción de la niña y el jedi. Hay un par de seres más que no conocía o eso pensaba. No se como hemos llegado y al parecer ellos tampoco. Nos han quitado a todos el equipo. Busco algún orificio en el techo. No hay nada. Sin duda alguien me ha llevado hasta ahí desde el sitio donde caí. La puerta es muy grande y pesada, dudo que la pueda mover. Un espejo en la pared. Intento inspeccionar sin resultado. No se como vamos a salir de ahí ni en que estado.

Lo que parecía ser un espejo deja de serlo. Proyecta una imagen de un gamorreano y un ser cubierto con una capucha. Empiezan a hacer preguntas sobre alguien y que relación tenemos con el. Yo con lo único que quiero tener ahora mismo relación es con una puerta de salida. Tras una pequeña charla parece que lo que parecía una “tierna e indefensa niña” era lo que andaban buscando los duros de la nave y no, no era una niña. Resultó ser un espécimen cambia-formas que se hizo pasar por una niña para huir y ocultarse. No se andan con tonterías. Cada vez que respondíamos algo que no les gustaba, aunque fuese la verdad, nos sacudían una descarga. Al final Joss habló. Les contó la verdad otra vez de como nos encontremos al cambia-formas y de como nos tenía engañados. En ese momento la puerta se abrió y dos gamorreanos entraron en la sala a por Joss. La puerta abierta, esa es mi oportunidad. Pero la oportunidad duró poco. Intenté crear una ilusión para que pensaran que había entrado una nube de arena del desierto, pero no sirvió para nada, la puerta se cerro rápidamente. Intentaron reducir a los gamorreanos para quitarles cualquier arma que llevaran pero resultó que entraron sin nada. Al final Joss pidió paciencia y que no intentásemos nada. Un gas salió del techo y nos hizo caer a todos inconscientes. Al despertar Joss estaba de nuevo con nosotros. Tenía aspecto de haber recibido una paliza. Uno tras otro, a medida que contestaban cualquier cosa, nos iban gaseando y capturando. Al final nos invitaron a jugar a un juego. Algo me decía que no iba a ser pazaak. El juego consistía en cazar, pero como no había presa, nosotros haríamos su papel. Después de volver a soltarnos el gas, nos despertemos en medio del desierto. Nos daban 30 minutos de margen para correr antes de empezar a ir a por nosotros.

Walter ideó un plan para intentar sobrevivir a la caza. Buscaron un lugar donde intentar separar al grupo de cazadores para poder atacarles siendo grupos más reducidos. Me parece genial, pero sin armas eso iba a ser una carnicería incluso atacando de uno en uno

A lo largo de mi vida he salvado muchas, hoy voy a equilibrar la balanza

Hago la parte que me toca del plan, pero voy a idear uno mio. El odio me recorre todo el cuerpo. Tantos esfuerzos por salvar vidas. Tantos sueños que tuve que posponer para atender a los pacientes que tenía y ahora voy a morir por diversión de unos descerebrados. Puede que muera, pero no lo celebraran todos.

Termino de ocultar las huellas de pisadas como me pidieron. La ewok está conmigo ayudando en esta tarea y no se le da nada mal. No hablamos mucho. Tampoco es recomendable acercarse a mi demasiado con todo el odio que me recorre. La columna que me impedía llegar a los heridos en aquella explosión no había decidido taparme el paso, simplemente cayó en el lugar menos oportuno, pero ellos… ellos habían decidido actuar así. Y lo pagarían. Xuana… seguro que será un cebo estupendo. Se reparten las posiciones. No se si me han dicho que me ponga en algún sitio, pero me da igual. Es hora de hacer los preparativos de mi plan.

Asciendo a un montículo donde pretendían hacer la primera emboscada. Pasan dos speeders con 5 ocupantes cada uno. Ven las pisadas falsas y saltan dos jawas para seguirlas. Al entrar en unos matorrales los pierdo de vista pero enseguida los vuelvo a ver. Ahora me toca divertirme a mi. Proyecto una ilusión en la mente de uno de ellos. La imagen de Xuana aparece donde está el otro jawa y comienza a disparar. Tal y como esperaba disparó contra la imagen de Xuana alcanzando al otro jawa que no sabía porque le disparaba, pero le devolvió el disparo. Los jawas estaban atacándose entre ellos mientras los observaba en la distancia con una sonrisa en la cara. Durante muchos años me había gustado eso de salvar vidas. Ver la cara de agradecimiento de las personas era la mejor recompensa. Pero hoy no. Hoy estaba disfrutando de ver sufrir, ver como se atacaban sin saber por que se estaban atacando. Fue divertido ver al cazador cazado, pero aun quedaba más diversión por llegar.

Misma jugada. Los speeders habían dado media vuelta. Creo de nuevo la ilusión de Xuana en uno de los speeders para que la vean los del otro speeder. De la misma forma, empiezan a dispararse unos a otros cuando un speeder cae al suelo. Joss se ha hecho con el arma de un jawa y tarda poco en acabar con la vida del otro. Xuana, la de verdad, llega hasta el otro jawa y le quita el arma. Del speeder bajan 3 y sale huyendo. No tardan en intentar huir también al ver que Joss y Xuana están armados. Se acabó la diversión por el momento. Me va a costar quitarme la sonrisa, pero mejor que no sepan que ha pasado y por qué se han empezado a disparar entre ellos. Nunca se sabe cuando hará falta recurrir a la diversión de nuevo. Me encanta salvar vidas, pero hacer que otros se maten entre ellos… me está gustando también.

Saquean los cadáveres. Les quitan las armas que llevan y me ofrecen… un palo. En fin, al menos servirá para ver si el suelo que hay delante es de fiar. Lo que necesito son mis herramientas de medicina… y un transporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s