Subir a la Excelsior

Veo a la Banshee levantarse y salir del hangar donde poco tiempo antes había aterrizado, momento en el que yo aún iba a bordo, Demas se despide de mi con un rostro bastante triste. No hace ni un minuto el viejo estaba abrazándome y mi cerebro aún mantenía el olor de la gabardina que acostumbraba a llevar. Una leve brisa mientras recula en el aire hace que la solapa de mi cazadora me golpee en el mentón y que el ambiente viciado de la gran ciudad vuelva a acumularse en mi nariz como hacía tiempo que no sucedía. Nar Shaddaa ya quedó hace tiempo, mis oídos aún tienen fresco lo que me acababa de decir mi, hasta ahora, compañero de viaje, mi capitán:

– Joos vuelve a Nar Shaddaa, seguro que encuentras trabajo, siempre necesitan tipos como tu por ahí, y ya conoces a la gente, no tendrás problemas. Toma estos créditos te ayudarán a llegar ahí sin necesidad de gastar de tu bolsillo, considéralo el pago por tus servicios. Espero poderte volver a ver pronto.

Nar Shaddaa, otra vez, ¿aquel agujero? Si vale, mi madre se encuentra ahí, pero volver a negociar con aquellos Hutts, en un mercado cerrado, casi sin posibilidad de negociar un precio, ¿está loco?

Me dispongo a andar hacia donde quiera que vendan los billetes.

Hace tiempo que Demas y yo pasábamos por Coruscant, pero nunca estábamos más que unos minutos los justos para descargar y cargar, nunca demasiado lejos de los hangares. Más allá de la puerta de la salida del puerto, hay un mundo desconocido para mi, aún y así voy a dar una vuelta por los alrededores, a visitar la famosa Plaza del Senado, desde donde se controlan todos los teje manejes dentro de las regiones de la República.

Me sorprende lo muy familiar que puede llegar a serle a alguien una ciudad, la Cuidad Vertical es muy parecida a esta, con la ligera diferencia de los carteles de holoneon que hay por doquier anunciando los diferentes negocios, y que son casi la única fuente de luz que recibe Nar Shaddaa, quedan sustituidos por una luz deslumbrante que ciega, durante unos segundos mis ojos.

Mientras vuelvo al puerto para adquirir mi pasaje, capto una conversación entre un quermiano y un bothan que me llama la atención:

– Te lo digo yo que para eso soy de Quermia, un lugar fascinante.
– De verdad, estoy seguro que he visto cosas mucho mejores que Quermia en cuanto a negocios se refiere – Esa palabra llama mi atención de manera casi hipnótica.
– No tío, tu no lo has visto, últimamente tenemos un poco de comercio procedente de rutas creadas por los Hutts, ya sabes que los Hutts no son famosos solo por ser unos grandes comerciantes.
– Lo se, pero no lo tengo claro, tengo la sensación que nos vas a meter en otro de tus líos, y ahora parece que solo es por volver a tu planeta natal, ya te dije que en algún momento, sabes que no se vive del aire, y últimamente no nos está yendo demasiado bien.
– Claro claro, pero un cambio de aires no nos vendrá mal, por probar…
– Bueno bueno, lo hablamos mañana, ahora tenemos trabajo que hacer, ayúdame a etiquetar esta pieza.

Quermia… La opción se baraja en mi cabeza a una velocidad de vértigo, durante la conversación me había puesto a la cola del terminal de venta de pasajes. Hay un par de duros y un cathar delante, sopesaba con poca delicadeza, siempre he sido muy impetuoso con las decisiones en cuanto a las aventuras, y esta ocasión no es muy diferente. Acabo de pasar de un estado anímico de fastidio a una euforia inusual. El espacio de tiempo de estos tres pasajeros me mata de impaciencia. Llego a la pantalla, y pulso con cuidado fijándome bien en no acabar equivocándome, parece que todo es correcto, Quermia, lanzadera 4B en el hangar 2 de pasajeros, quedan 15 minutos para que levante el vuelo hacia la Excelsior. El embarque se hace en varias lanzaderas, y en diferentes turnos, pero no puedo evitar irme ya a la Excelsior, no he perdido nada en Coruscant, y no puedo permitirme el lujo de esperar a mañana para pensármelo, mis negocios aquí son nulos, y solo lograría gastarme el dinero que Demas me dio antes de partir.

La lanzadera se acerca a una estación espacial preparada para el embarque y desembarque de grandes astronaves, cargueros y cruceros se amontonan a su alrededor, algunos flotando despegados de la estación espacial, y otros acoplados, esperando para vaciar y llenar otra vez su interior con gente de todos los lugares de la galaxia.

El Excelsior está ahí enganchado a la mole de duracero, es el único carguero coreliano de clase Epsilon que se encuentra en las inmediaciones, y como pude ver en la holoimagen, lleva escrito su nombre en grande en uno de los lados del casco, Excelsior, debe ser la ilusión pero el nombre ya parece majestuoso y prometedor.

A través del transpariacero de la 4B veo un constante ir y venir de otras lanzaderas, y la pequeña flotilla que conforman las lanzaderas que transportan pasajeros de la Excelsior.

Bajo de la lanzadera y me dirijo junto con la gente de la lanzadera, paso al lado del droide de protocolo que nos hace de azafata de vuelo y respondo su robótico “Buen viaje” con un “Gracias” acompañado de una sonrisa, aunque se que esa unidad Orbot no es capaz de captar el énfasis de la sonrisa.

Me paro delante de una tienda donde venden algo para llenarme el estomago, y me dirijo al lugar que, con luminosas holoproyecciones, indican la entrada a la Excelsior. Paso mi pasaje por una unidad de verificación, anclada al suelo, casi sin dejar de mirar los alrededores.

Hay bastantes viajeros de diferentes razas, y tamaños, a lo lejos alcanzo a divisar varios sables, no me da buena espina, pero no parecen armados para una ocasión de combate, así que probablemente estén por aquí con fines diplomáticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s