Terminar el trabajo

Me recupero poco a poco… En cuanto calman un poco el dolor ya me están llevando detenido a prisión acusado del secuestro de John. Medio muerto me meten en una celda sin atención medica alguna ni nadie a quien recurrir para pedirle ayuda o al menos poderle robar el identificador con el que pueda salir de la celda. Me recupero lo justo para ponerme en pie. En mi celda hay también una humana. Empieza a manipular los mecanismos del campo de energía que nos mantiene encerrados. Intento echarle una mano, al fina y al cabo es “por un bien común”. Parece que conoce bien los circuitos, pero sin herramientas es una tarea complicada y el campo empieza a emitir un zumbido irregular igual que el campo de fuerza que emite. (más…)

Un nuevo encargo

Bastante bien recuperado de las heridas me dirigí hacia la cantina donde John me ha estado dando los últimos trabajos. Llegué antes de la hora acordada. No es que sea un tipo puntual, pero siempre hay cosas que hacer en una cantina, como catar todas las bebidas que tengan jejeje. Poco después de terminar mi primera bebida, John se presentó en la cantina acompañado de una mujer alta y esbelta. John empezó a decirnos algo que parecía importante o eso creo. La verdad es que no le hacía ni caso. Estaba más preocupado en saber más sobre su acompañante que en las historias que contaba. La mujer parecía hablar de forma muy refinada y conseguía sacarte cualquier información en muy poco tiempo. Eso no era bueno para mi. Unas cuantas rondas más delante de ella y sería capaz de saber mi verdadero nombre, algo que no me interesa lo más mínimo.

(más…)

Desde un punto de vista ciego (VI)

Estamos reunidos de nuevo en la cantina. El odio se estaba apoderando de mi. Quería venganza. Ese cerdo y su maestro nos ha atacado, ha torturado y matado a algunos de nosotros. Nos ha intentado cazar como a perros kant y ha sacado todo el odio de mi. Ha conseguido que desee más matar que salvar vidas y tendrá que pagarlo. Va a recibir una clase magistral de tortura y dolor.

Está claro que estaba cambiando. Todo el mundo lo estaba notando incluido Aldrin. Me propuso acompañarle a acabar con ese odio que me estaba consumiendo por dentro. Me levanté de la silla y nos marchemos. No quería acabar con mi odio. Quería acabar con esa rata de Ugmush, pero en el fondo sabía que hacía lo correcto.

(más…)

Desde un punto de vista ciego (V)

Vuelta a la rutina

Parece que Nimbus, a pesar del contratiempo con el que llegamos, puede ser un buen sitio para pasar unos días y estabilizarnos un poco en la situación. Al poco de llegar conseguí un puesto en el Gran Hospital como investigador y de ayudante médico. Ayudante… Tendría que estudiar un par de vidas para hacerme sombra, pero al menos sabe como llevar un negocio de consultorio médico, algo que me irá muy bien en un futuro para ganarme la vida. Entre mis otras tareas de ayudante de médico tuve que dar unas clases de primeros auxilios. Unas clases rellenas de jóvenes imberbes y otros un poco más peludos. Bastante más peludos. Para ser exactos, con todo el cuerpo lleno de pelo. Realmente me sorprendió ver a Kee en el curso de primeros auxilios. Le tenía más por alguien que para evitar que un herido sufriera le arrancaba la cabeza. Un método eficaz, hay que reconocerlo, pero bastante distante del objetivo del curso.

Al final el curso sale bastante bien y debo reconocer el mérito de Kee entregándole un diploma tras evaluar sus notas.

(más…)

Día de caza

El mundo me da vueltas en mi profundo sueño, vuelvo a Nar Shaddaa por momentos, la ciudad donde me crié, la entrada de mi casa, todo se nota borroso, todo se nota vibrante.

Un punto de oscuridad se sitúa en medio de la escena, como si un ojo se abriera ante mi ojo. Como un recuerdo… es todo un vago recuerdo.

La habitación que me acoge está en una especie de penumbra clara, pequeños puntos de luz salen del techo, ofreciendo la iluminación justa para poder distinguir la sala, y lo que ella contiene.

Me encuentro rodeado por mis compañeros, a excepción de Tyr, el perdido Arebum también está y esto significa que al fin encontró el camino a nuestro encuentro. También falta la niña a la que escoltábamos y protegíamos, y tenemos, como compañera de habitación a una clawdite, los cambiaformas de la galaxia. Además una ewok que se presenta como Asha nos cuenta una extraña historia sobre su llegada al planeta, estaban usándola de pelota en el baseball-ewok cuando un fuerte batazo la hizo salir de la órbita de su planeta natal, y acabar aterrizando en este otro planeta. A mi me suena aterrador que una arma para practicar un deporte pueda ser tan potente y me niego a imaginar como será el resto de la armería ewok.

(más…)

DESDE UN PUNTO DE VISTA CIEGO (IV)

Todo parece tranquilo. Siempre y cuando ignoremos el pequeño detalle de que estamos en medio de un desierto, no tenemos comida ni agua y un speeder ha huido y sospecho que no tardará en volver con más cazadores. Yo estoy agotado, no creo que pueda crear muchas más ilusiones si vuelven con refuerzos. Habrá que pensar otro plan y rápido porque se acerca otro speeder. Tratamos de escondernos. No sirve de nada, desde el speeder se nos ve muy bien.

Un momento. Ese gigantón peludo del speeder… parece que es Kee. Espero que no tengamos que luchar contra el. Por suerte no hay que luchar contra el y, ademas de venir a recogernos, viene acompañado de Tyr y unos agentes que nos llevan hasta el cuartel. Allí nos preguntan que ha pasado y le cuentan lo ocurrido desde que la Excelsior ordenó la evacuación. Al agente parece no importarle nada. Hace su trabajo de rellenar un informe y nos dice que nos larguemos. No se puede tener menos ilusión por un trabajo En Iridonia ayudábamos a la gente, intentábamos ponernos en contacto con la familia para avisar de accidentes, les ayudábamos a volver a casa acercándolos en coche. Aquí es distinto. Parece que no harán nada por ti si ello requiere apartar la vista del holoproyector. Ni siquiera nos dejaban descansar en un calabozo. Espero que no necesiten jamas ayuda medica. Si me llaman para atender algún trágico accidente donde estén implicados creo que me llevaré aperitivos en lugar del equipo médico para ver como lo pasan mal sin que nadie haga absolutamente nada. No me reconozco pensando esto, pero es lo que han conseguido.

(más…)

DESDE UN PUNTO DE VISTA CIEGO (III)

Por fin termina el combate contra esas bestias. Hay algún herido, pero no parece muy grave, casi necesitan más descanso que otras atenciones médicas. Ayudo un poco a los heridos mientras preparan algo de cenar. Tras la cena toca descansar. Programan las guardias y vamos a dormir. No se como lo han repartido, ya me llamaran cuando me toque.

La noche pasa sin más sobresaltos. Volvemos a recorrer la cueva para buscar salidas que no lleven al rancor. La búsqueda nos lleva hasta una sala con unos insectos luminiscentes. Eso les irá bien si alumbran lo suficiente aunque creo que apestan más que alumbran. Se acaban las opciones. Solo queda la salida al rancor o pasar el foso sin fondo. No me gustan las opciones. Deciden cruzar el foso. Para mi la peor opción. A un rancor lo puedo engañar, a un foso no. Todos cruzan por la cornisa. Parece que a pesar del riesgo no es tan complicado. Bueno, eso pensaba. Mi agilidad no es que sea precisamente buena y resbalo. Por suerte tomaron la precaución de atarnos a una cuerda por si caemos. De no ser por ello no estaría vivo.

(más…)